Hola, ¿necesitas ayuda?

Inicio

Inicio

Categorías de blog

Categorías de blog

Tengo la piel grasa, ¿Qué debo hacer?

En: Blog Mi Rebotica El: Comentario: 0 Visitas: 519

Tengo la piel grasa, ¿Qué debo hacer?

Una de las preguntas frecuentes de la gran parte de la población con piel grasa es cómo tratarla para evitar el exceso de grasa que genera su piel, siempre siendo muy caracterizada por tener poros dilatados y brillos por todo el rostro, no sólo en la zona T como ocurre en las pieles mixtas. Si éste es tu tipo de piel, en el artículo que te mostramos a continuación averiguarás qué hacer para no tener la cara “grasosa”, cómo maquillarte, cómo limpiarla, o simplemente acostumbrarte a tener unos hábitos diarios que tu piel agradecerá y eso hará que tú misma te sientas mejor.

Cómo saber que piel tengo

En primer lugar debes identificar qué tipo de piel es la que tu rostro tiene. Se pueden agrupar en cuatro tipos básicos de pieles; seca, normal, mixta o grasa.

¿Cuáles son las principales causas de tener una piel grasa?

La piel grasa puede venir sometida por variantes externas e internos pero sin olvidar que gran parte se determina por tu genética. En la pubertad, la producción de hormonas hace que se genere y expulse una gran cantidad de sebo. Tener la cara grasa favorece la aparición de acné. Pero no debemos confundir que la piel grasa desenvuelve necesariamente la aparición de ello. El acné puede estar presente en cualquier edad, siendo más corriente hasta los 30 años.

Además de las hormonas, que en determinados momentos puedan producir cambios en tu metabolismo, la secreción sebácea se ve determinada también por tu genética, y además, por el medio ambiente. El calor o la humedad son ejemplos claros de agentes medioambientales que generan más secreción de sebo.

Como últimas causas, y no por ello menos importante, podemos decir que el estrés, la mala limpieza facial o el tabaco son causantes también de tener más grasa en la cara.

Manifestaciones de una piel grasa

La manifestación más evidente de saber si tienes una piel grasa es que sobre todo notes tu rostro brillante y grueso. Como decíamos al principio, los poros dilatados, los puntos negros en la zona T (frente, nariz y mentón), espinillas o los granitos blancos, rojos y acné son indicios de demuestran con más certeza que tu piel es grasa.

Qué hacer para no tener la piel grasosa

La base del cuidado de cualquier tipo de piel comienza en la limpieza, qué productos usar y cuántas veces al día tratar tu piel desde el cuidado externo. Pero además, tu rutina en la alimentación, es decir, evitar el exceso de comidas grasas o la hidratación mediante el consumo mínimo de dos litros diarios son fundamentales para cuidar la piel grasa desde dentro. De esta manera podrás comenzar a no tener una piel grasosa.

La limpieza es clave para no tener grasa en la cara

Debes ser constante en la limpieza diaria de mínimo dos veces al día, en la mañana y en la noche, para que los poros se mantengan aseados y sin ese exceso de sebo que tu metabolismo está generando constantemente. Por su semejanza con nuestro sistema biológico, muchos ingredientes de origen natural pueden aportar numerosos beneficios para controlar la secreción sebácea.

¿En qué consiste la doble limpieza?

La doble limpieza es una de las rutinas de belleza procedente de Corea para lucir una piel de porcelana. Su éxito se debe a los beneficios para la piel, consiste en utilizar dos productos, uno de base oleosa y otro de base acuosa, al menos una vez al día, para limpiar la piel en profundidad, retirar las células muertas y mejorar la textura de la piel, ayudamos a desobstruir poros y aumentamos la eficacia de las cremas que se aplican después.

Desde Mi Rebotica, te recomendamos que incorpores esta rutina cada noche, aplicando en primer lugar nuestro aceite de argán, pues es no comedogénico y además te ayudará a retirar maquillaje, protector solar, sebo y residuos grasos. En segundo lugar, utilizaremos el jabón de bioazufre para retirar impurezas acuosas, células epiteliales muertas y restos del producto anterior. Por último, te aconsejamos utilizar nuestro agua micelar purificante a modo tónico que ayudará a reducir el sebo y disminuirá la apariencia de los poros.

¿Cuáles son los factores a tener en cuenta en los productos que vayas a usar?

Los dos productos que no deben faltar en tu cuidado diario son: el gel limpiador y un tónico que te ayude a purificar tu piel y a equilibrar el pH. Los productos que utilices nunca deben obstaculizar el poro, su aplicación externa debe producir una acción cicatrizante, antiinflamatoria y antiseborreica, cuyas propiedades antibacterianas eviten infecciones.

Muchos consumidores sufren el miedo de no usar sérum o crema hidratante por pensar que aporta esa grasa que parece a primera vista que deja la piel brillante. Esto es un error, pues un sérum con activos específicos puede ayudarte a mejorar la producción de sebo, a refinar poros dilatados o equilibrar la microbiota de la piel. Además, si tu piel necesita más hidratación, la crema debe ser un paso obligatorio en tu rutina tras el sérum facial.

Cómo maquillar la piel grasa

Lo más importante de comenzar este punto es concienciarte de que para que puedas maquillarte de una manera más segura debes antes y después mantener una piel oxigenada, sana y libre de impurezas.

Antes de maquillarte, tienes que hacer el proceso de limpieza adecuado a tu tipo de piel. Una vez que el poro esté limpio y hayas incorporado tu rutina diaria de sérum y crema, ¡ya estás preparada para comenzar a maquillarte!

El objetivo de la prebase del maquillaje siempre es conseguir que tu aspecto sea más sedoso y liso, además de corregir las líneas de expresión y pequeñas imperfecciones que va acumulando tu piel a lo largo de los años. Todos los productos que utilices, es muy relevante que compruebes que sean no comedogénicos, y eviten la incorporación de aditivos o perfumes.

La parte fundamental de todo este proceso es desmaquillarte. En la limpieza del final del día no sólo estás retirando las partículas de maquillaje, sino también todas las células muertas que has ido acumulando a lo largo del día, en su mayor medida, por agentes externos como la contaminación o el polvo, por ello insistimos en incorporar la doble limpieza en toda rutina de noche. Recuerda que irte a cama sin desmaquillarte significa que tu piel no transpirará ni se regenerará bien y las glándulas sebáceas seguirán sin regularse.

Dónde comprar productos naturales que limpien tu piel grasa

Si te has sentido identificada y tu piel es de tipo graso, te recomendamos nuestra línea específica pieles grasas o con tendencia acneica que incluye nuestro sérum purificante, fluido regulador hidratante para pieles grasas, agua micelar purificante, jabón de bioazufre y mascarilla purificante. Las propiedades de sus activos de origen natural como aceite de árbol de té, extracto de sauce, extracto de Agastache mexicana o Barosma betulina harán que tu piel luzca mejor que nunca.

Si estas buscando productos para tu piel, Mi Rebotica dispone de los mejores limpiadores faciales del mercado.

Comentarios

Deje su comentario