Horario de atención al cliente de lunes a sábado de 9h a 21h

Inicio

Inicio

Categorías de blog

Categorías de blog

Gel de higiene íntima: ¿por qué deberías usarlo desde ya?

En: Blog Mi Rebotica El: Comentario: 0 Visitas: 835

La zona íntima femenina es una de las partes más sensibles y delicadas de nuestro cuerpo, por lo que debemos cuidarla prestando especial atención a su higiene y cuidado diario. Al igual que usamos determinados productos de limpieza para el rostro o un champú indicado para las necesidades de tu cabello, ¿por qué no usar un gel de higiene íntima específico para tratar la zona íntima y evitar así que se produzcan irritaciones, molestias o infecciones?

Utilizar los productos adecuados es esencial para una correcta higiene íntima, a fin de no originar problemas ni alteraciones, ya sea por exceso o por defecto de limpieza, previniendo la proliferación de microorganismos. Recuerda lo importante que resulta ¡no eliminar la microbiota local que nos protege de las infecciones!

Los geles de higiene íntima, con su formulación específica, están desarrollados para conservar la salud íntima de cada mujer gracias a los ingredientes que contienen, responsables de hidratar, proteger, limpiar sin dañar la mucosa, calmar y respetar el equilibrio de la flora vaginal. Y es que los genitales femeninos, al tratarse de una zona en contacto directo y frecuente con las secreciones vaginales, la orina, el sudor o la menstruación; son zonas donde la falta de ventilación y la humedad puede favorecer el desarrollo de bacterias.

Asimismo, esta parte del cuerpo presenta un pH diferente al resto de zonas, el cual va cambiando en función del ciclo menstrual y de la fase en la vida de la mujer, diferenciando principalmente entre la etapa fértil y la etapa no fértil.

La importancia de respetar el pH de tu piel

Para saber cuál es el producto más adecuado con el que cuidar tu higiene íntima, es necesario conocer previamente tu cuerpo y los cambios que va a experimentar con el paso de los años. Entre estos factores, un aspecto claro a tener en cuenta es el pH vaginal. Pero ¿qué es esto del pH? Conocido como el potencial de hidrógeno, es una medida que hace alusión al grado de acidez o alcalinidad que presenta la piel vulvo-vaginal, actuando como sistema de defensa, y que puede verse alterado si se utilizan para su higiene geles de baño convencionales, es decir, los que usamos para lavar el resto del cuerpo.

A lo largo de la vida de la mujer, el pH vaginal va a ir cambiando, tendiendo hacia una posición más ácida o alcalina según la etapa vital, como la niñez, el ciclo menstrual, el embarazo o la menopausia. En este sentido, se considera que 7 es una puntuación neutra. En aquellos casos en los que aumenta, se presenta una mayor alcalinidad; si por el contrario baja de 7, se incrementa la acidez. Es por eso que te recomendamos utilizar un producto específico con el que mantener el pH controlado.

Mientras que durante la etapa de la niñez los valores se sitúan en torno al 7 (al igual que durante la menopausia o la menstruación), con el comienzo de la etapa fértil, este se vuelve más ácido, con cifras que rondan los 4,5/5. En momentos como el embarazo, el coeficiente disminuye unas décimas, volviéndose más ácido; lo que también ocurre en la fase premenstrual del ciclo.

¿Cómo podemos mantener el pH de la vagina equilibrado?

La vagina actúa como una barrera microbiológica al proteger el cuerpo frente a las agresiones externas gracias a su función de defensa y depurativa. Para hacer que esto sea posible y evitar alterar la flora vaginal, además de utilizar a diario jabones íntimos formulados sin perfumes, ni detergentes y con un pH indicado según la edad y la etapa de la vida, influyen otros factores además de los higiénicos, como son la correcta alimentación, el realizar ejercicio de forma habitual o no usar prendas muy ajustadas fabricadas con material sintético.

Para evitar infecciones también es importante tener en cuenta que la zona perineal se limpia siempre desde la zona delantera hacia atrás, evitando el contacto de los microbios y materiales fecales con la vagina o la uretra.

¿Cómo usar el gel íntimo de mujer?

La limpieza vaginal, además de llevarse a cabo con un producto específico, debe hacerse separando los labios para limpiar correctamente los pliegues, siendo importante hacerlo con las manos limpias y evitando el uso de esponjas, que pueden contener gérmenes. Finalmente, hay que asegurarse de secar la zona íntima de forma apropiada para prevenir la aparición de hongos.

¿Y qué ocurre con las duchas vaginales? Están desaconsejadas porque la mucosa, que siempre está húmeda, queda desprotegida al eliminar la flora vaginal normal, no dejando actuar al mecanismo de depuración biológica. Lo más aconsejable es limpiar la zona íntima con agua templada (o fría) una vez al día para evitar el mal olor o la proliferación de patógenos. En momentos puntuales, como los días de menstruación, sí se pueden incrementar hasta dos lavados al día. Antes y después de mantener relaciones sexuales también es conveniente realizar un lavado de la zona íntima. Y por último, y no por ello menos importante, no hay que olvidarse tampoco de la función del vello púbico, ya que se encarga de proteger de las infecciones, recomendando evitar depilar dichas partes del cuerpo en exceso.

Los geles de higiene íntima de Mi Rebotica

En Mi Rebotica encontrarás geles de higiene íntima de uso diario que no alteran el pH de tu vagina, actuando contra la sequedad y la irritación. Estos productos aportan propiedades calmantes, hidratantes y regeneradoras para reforzar la barrera protectora de la zona íntima. Tan solo debes aplicar una pequeña cantidad del producto en la zona humedecida previamente y masajear hasta lograr una espuma ligera que finalmente se aclara con abundante agua. Un proceso sencillo que apenas lleva unos segundos y con el que disfrutarás de múltiples beneficios.

Geles de higiene íntima que han sido desarrollados para cuidar tanto a mujeres en edad fértil, con pH 4.5; como en no fértil, con pH 7; elaborados sin jabón, ni sulfatos ni parabenos, y que contienen extracto de centella asiática cicatrizante y regenerador, caléndula calmante, aloe y vitamina B5 hidratantes. ¡Los productos que necesitas para cuidar la zona más íntima de tu cuerpo!

Comentarios

Deje su comentario